Fomentar una mentalidad innovadora

Portada
Typography
La AMIIF realizó este magno evento, con el objetivo de subrayar el valor de la salud como detonador de la productividad y el crecimiento económico del país. A esta reunión acudieron industriales, académicos y funcionarios públicos

Durante cinco días, autoridades, legisladores, académicos, líderes de las cúpulas empresariales, de las organizaciones de pacientes y de organismos internacionales se reunieron para dialogar sobre la creciente necesidad de mejorar la inversión en salud en México, para dar un paso hacia la sustentabilidad y el crecimiento económico.

“La AMIIF pretende que los representantes de los sectores estratégicos del país conozcan el valor de la salud como detonador de la productividad y clave del crecimiento económico para incentivar la inversión en este sector”, dijo Javier Amtmann, presidente de la AMIIF.

Se presentaron los resultados de diversos estudios elaborados por instituciones y especialistas internacionales que documentan la relación entre salud y economía. Los estudios fueron facilitados por la AMIIF para generar información objetiva sobre el sector salud y ofrecer datos duros para promover la inversión en el sector desde una perspectiva de desarrollo sustentable del país.

Fomentar una mentalidad innovadora2

“Hoy el país requiere acciones que fortalezcan la inversión en innovación, mejoren la productividad del sector salud y, a su vez, promuevan la productividad. Por eso en la AMIIF queremos detonar el debate informado sobre estos temas y lograr mejores condiciones para nuestro sistema de salud”, aseguró Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la asociación.

Una de las aportaciones indispensables para que se generen mejores condiciones en nuestro sistema de salud, es la eficiencia y el fortalecimiento de los recursos públicos destinados a este sector, por ello es que con el propósito de tener más datos sobre el estado del sector, este año se presentaron análisis de las consultoras internacionales WiFOR y Pugatch Consilium, sobre el cálculo de la huella económica que produce la IF en el país y su índice de competitividad.

El Instituto alemán WiFOR dedicó su estudio a medir el impacto de la participación de la IF en la economía nacional, desde una perspectiva del Valor Agregado Bruto (VAB), el empleo y la productividad para trazar una huella económica.

Cristobal Thompson3

WiFOR encontró que el VAB directo producido por la IF alcanza 90 mil millones de pesos (mdp) anuales: el equivalente a 0.6% del PIB nacional. La clave para que la industria alcance esta cifra es la inversión en IyD de nuevas terapias, misma que es crucial para fortalecer el sistema de salud en México. Incluso, al calcular el VAB directo e indirecto, el valor aportado por la industria sube a casi 149 mil mdp, que es una cifra superior al presupuesto total del sector salud en México (alrededor de 130 mil mdp para el ejercicio fiscal 2016).

Sustentabilidad e innovación
Margaret Flaherty, de la Bussiness School of Lausanne, abordó El valor de la sustentabilidad: los retos, desafíos y tendencias para la salud, se enfocó en cómo la esfera de los negocios se prepara para enfrentar algunos de los desafíos más apremiantes a nivel mundial y cómo las universidades y empresas necesitan trabajar en conjunto para formar a líderes del mañana que tomen la iniciativa y un mayor control.

Hacia el año 2050 se estima habrá en el mundo 9.5 billones de personas, 85% vivirá en economías emergentes, razón que hace prever que 50% de las principales empresas en 2025 tendrán presencia en los países emergentes.

Enfatizó que los problemas climáticos y energéticos son la prioridad en la agenda, factor que deben considerar 10-20% de las trasnacionales que dominan 80-90% del mercado.

Dennis Ostwald

Resultados en salud
Frank Lichtenberg, profesor de Business, Healthcare and Pharmaceutical Management Program, participó con El impacto de la innovación farmacéutica en la longevidad, productividad y el gasto médico.

Expuso como la innovación farmacéutica ha contribuido al aumento de la longevidad, productividad laboral y asistencia escolar, entre otras variables, lo cual constataron en un estudio llamado ¿Cuánta esperanza de vida aumentó en 30 países del año 2000-2009?, realizado en países en desarrollo y de altos ingresos. Valoraron el efecto de los medicamentos prescritos con receta médica en la esperanza de vida y tasas de mortalidad ajustadas por edad y otras variables; al usar datos anuales y longitudinales a nivel estatal. La disminución de la mortalidad prematura se debe a la innovación farmacéutica, al igual que el aumento en la productividad y reducción de días de hospitalización debido a la sustitución de los fármacos antiguos por más nuevos y el uso de los servicios médicos en países como Estados Unidos, Canadá y Grecia.

El factor más importante es el acceso a nuevos fármacos, lo cual midieron por los medicamentos que hay en los hogares. En ¾ de los países donde la gente toma medicamentos más recientemente descubiertos hay un aumento en la esperanza de vida o calidad de vida. 4% de los medicamentos tomados de 2000 a 2009 en México fueron de menos de 20 años de descubrimiento.

Otro estudio realizado de 2000 a 2011 en Canadá investigó el Impacto de la innovación farmacéutica en cáncer, concluyó que la mortalidad por esta enfermedad se ha reducido al igual que el número de pacientes. Los cánceres hematológicos, prostático, de mama y cervicouterino tienen diferentes niveles de mortalidad porque no ha habido la misma innovación en cada uno; quienes más han reducido su mortalidad son los cánceres hematológicos (hemofilia y No Hodgking) y de mama, el cáncer de mama logró menos días de hospitalización, en Estados Unidos los días en los asilos fueron menos por la innovación farmacéutica en enfermedades que llevaban a la gente a estos lugares.

Frank Lichtenberg

En 2011, 105,366 canadienses se salvaron por un año más de vida gracias a los medicamentos lanzados 10 años atrás.

El crecimiento económico está relacionado con el crecimiento tecnológico, el cual es resultado de IyD. La IF es la que más gasta en este rubro..

Productividad
Durante el foro de El sector salud y su vinculación con la productividad del país, Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial, resaltó que la innovación es fuente de soluciones, motor para impulsar otras empresas, generación de empleos de alta especialidad, palanca de inclusión y movilidad social.

Las ventajas comparativas que tiene son ampliación de perspectivas en las ciencias médicas e IF, sistemas de diagnóstico cada vez más poderosos, nuevas vacunas, medicamentos biotecnológicos y nanotecnología.

Se necesita una mayor sinergia entre la academia, IF y el gobierno, encadenamientos productivos con las Pymes e integrarse a redes de valor orientadas a la innovación ante la fase de cambio incesante en el mundo.


Consolidación
En la primera mesa redonda participaron Héctor Hernández, director general de Industrias Ligeras de la Secretaría de Economía; Adrián Escamilla, director general de Capacitación, Adiestramiento y Productividad Laboral de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social; Roberto Martínez, director para el Centro de la OCDE en México; Pablo Escandón, presidente del Consejo Directivo de Funsalud, y Eduardo González, experto en salud pública. Reforzaron el vínculo entre la salud y la productividad; evidencias de cada sector y acciones necesarias para su consolidación como detonante de la economía del país.

El crecimiento económico más el valor económico de la reducción de la mortalidad redundan en cambios en el ingreso completo.

En 2014 hubo 633 mil muertes, la mitad de personas tenían menos de 64 años de edad y evitar esas defunciones hubieran costado 221.2 billones de dólares (bdd). La diabetes es responsable de 17% de toda la mortalidad, el cáncer de 13% con 80 mil muertes.

Hernández compartió las preocupaciones que han identificado y entre las soluciones a ellas están el desarrollo de proveedores, agenda regulatoria, compras de gobierno y comercio exterior.

Escandón afirmó que la productividad es resultado de la investigación e innovación, por ello conviene reducir el distanciamiento entre los países miembros de la OCDE, pues el crecimiento en esperanza de vida de éstos es entre tres y cuatro años, a diferencia de nuestro país que lo hace al orden de un año.

Se debe avanzar en la universalidad, ya que 19% de la población mexicana aún no cuenta con ninguna cobertura de seguridad social.

La productividad impacta, de acuerdo con Escamilla, porque es la medida de eficiencia que detecta la relación entre el PIB y la cantidad de insumos para generar ese valor. Se requieren nuevos esquemas para acrecentar la competitividad al dejarse los monopolios.

Los factores de la productividad son: laboral, capital, servicios e insumos; pero el trabajador es el único recurso capaz de innovar.

Martínez abundó sobre cómo se ha dado enfoque a medir las enfermedades específicas y su productividad asociada. Existe una mayor prevalencia de padecimientos de la conducta y mentales, donde una de cada cinco personas económicamente activas padece una enfermedad mental.

Margaret Flaherty

Políticas públicas
La segunda mesa debatió entorno a la visión legislativa del rol de la innovación en el vínculo salud y productividad, además de cómo plasmar lo anterior en las políticas públicas. Por una parte, el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Senadores, Francisco López, confesó que México tiene aún rezagos en producción de medicamentos de última generación y normas que incentiven compras consolidadas e investigación en el país. “Necesitamos sumar esfuerzos la IF y el gobierno. Se requiere contar con investigación desde niveles básicos para fomentar una mentalidad innovadora y aumentar la competitividad”.

Elías Octavio Iñiguez, presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, compartió que tan sólo el año pasado se redujo el presupuesto en un orden de 10 mil mdp lo que significó, por ejemplo, que en el rubro de vacunas se contará con 300 mil pesos menos.

Contrario a lo que se había expuesto, él se manifestó en contra de las compras consolidadas, pues aseguró que algunos estados se ven limitados a los medicamentos que necesitan en su entidad. “México no puede fortalecer la salud de su población porque invierte sólo 4% del PIB, mientras la OMS recomienda sea de 9 a 11 por ciento”.

López apuntó deficiencias en calidad educativa, por ello la importancia de la reforma que se realizó. Entre las acciones que deben reorientarse está el presupuesto del Conacyt, pues en investigación se invierte 0.7% del PIB cuando el promedio debiera ser de 1%; además, una auditoría realizada hace poco tiempo reveló que los recursos del Seguro Popular a nivel estatal son mal gastados, por ello se trabaja en un sistema anticorrupción.

José Campillo, presidente ejecutivo de Funsalud y moderador de esta mesa, sentenció: “18% del gasto de la Secretaría de Salud se dirige a atender diabetes, obesidad e hipertensión”.


Puntos clave
La segunda parte de la mesa se integró por Mike Minney, senior director de Celgene; Francisco González, director general de ProMéxico; Felicia Knaul, directora del Instituto de las Américas de la Universidad de Miami; y Carlos Castro, presidente ejecutivo de la Asociación Ale.

Knaul abundó en el posicionamiento que ha logrado México con el Seguro Popular, combate a la pobreza e impuestos a bebidas azucaradas, pero la universalidad no ha podido darse por la fragmentación del sistema de salud.

González apuntó que en nuestro país es 17.1% más barato realizar una operación farmacéutica que en Estados Unidos, además de que México es el segundo país en atracción turística médica a nivel mundial e invitó a la IF mexicana a ofrecer sus innovaciones a la Unicef.

Sin embargo, Castro enfatizó que el paciente es el tema central de la salud, hoy se requiere acción y no estudios para atender al paciente, el problema en el país es el acceso.

Fomentar una mentalidad innovadora3

Tendencias
Para cerrar este día, se llevó a cabo la mesa Tendencias en salud con la participación de Guillermo Miguel Ruíz-Palacios, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad; Roberto Tapia, director general de la Fundación Carlos Slim; Jesús de la Rosa, coordinador general de Ecosistemas de la Concamin; Rubén Serros, presidente de Innovación Posible y vicepresidente de la comisión de Innovación en Coparmex; Justin Duarte, director de Asuntos Internacionales de Biotechnology Industry Organization, y José Alarcón, socio del Sector Salud de PwC.

De la Rosa presentó soluciones de cómputo cognitivo como Watson Health, una innovación que ha permitido optimizar la investigación, educación y atención en salud. Más de 50% de las decisiones de los médicos no están basadas en evidencias porque la cantidad de información en salud es mucha, así que surgió el cómputo cognitivo. Watson es un sistema informático que analiza volúmenes de datos, procesa información, entiende el significado de preguntas, genera hipótesis y, a partir de evidencias, aprende.

La convergencia de las tecnologías emergentes hace posible mejorar la calidad de la atención a la salud de manera más amplia que nunca, en la medida que permiten tanto generar cantidades masivas de datos, como encontrar valor en sus análisis.

En su oportunidad, Duarte compartió que los avances en tecnología reducen los costos sanitarios en todo el mundo, incluidos los gastos de hospitales y clínicas. En Estados Unidos, por cada dólar destinado a medicamentos se ahorran .20 dólares en otros gastos de atención médica.

“Reducir las tasas de mortalidad por cáncer 10% significaría preservar a las generaciones actuales y futuras de alrededor de 4.4 bdd.
Los avances en la superviviencia del cáncer representan casi dos bdd
con ahorros que impactan a los pacientes, sus familias y la economía
en general”, ejemplificó.

Tapia confirmó que se requiere invertir en tecnología para eficientar los procesos y hacer
uso del análisis de riesgos para prever la predisposición a enfermedades.

Alarcón dijo que es fundamental medir la innovación en atención a la salud y dejar de medir
a la innovación en porcentaje de inversión en salud respecto al PIB, por ejemplo realizar
mediciones del valor en términos del valor demostrado, pago por resultados y valor de la cura.

Ruíz-Palacios afirmó que las nuevas tecnologías que se incorporan a la cirugía permiten el
manejo quirúrgico con una mejor calidad, pero el costo de la innovación y tecnología es uno
de los grandes retos, el otro es llevar las innovaciones a toda la población.

Serros dijo que creatividad no es innovación, sólo su fuente, encontrar el valor de la innovación es muy complejo.


Los protagonistas
El último día inició con la mesa Los actores del cambio, en ella estuvieron David Kershenobich, director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán; Enrique Ruelas, ex presidente de la Academia Nacional de Medicina; Ricardo Cavazos, director de Vinculación Institucional y evaluación de las Delegaciones del IMSS; Rosa María Wong, jefa de la Subdivisión de Investigación Clínica de la UNAM; Arturo Rodríguez, presidente de ACROM; Jorge Antonio Romero, comisionado de Fomento Sanitario, y Miguel Ángel Margáin, director general del Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, quienes presentaron los avances en investigación a un año de la Semana de la innovación en salud, retos y oportunidades para la investigación en México.

Apuntaron que un factor constante de la investigación es el cambio, pero para los investigadores a veces resulta difícil acercarse a los pacientes, sin embargo hay que estimular a los jóvenes investigadores.

Julio Sanchez yTepoz

Detonadores
La siguiente mesa abordó las Acciones para detonar la investigación, aquí los especialistas compartieron experiencias exitosas en el fomento a la investigación. Manuel Herrera, presidente de la Concamín, opinó que se debe impulsar el sistema mexicano de innovación para evitar duplicar esfuerzos y dejar de dar apoyos aislados. “La innovación debe ir acompañada de desarrollo económico, en caso de que no sea así no se realizaría inteligencia de mercado. Es la vinculación la que nos ayudará a fortalecer el sistema de salud”.

Impacto clínico
La penúltima mesa se conformó por Brandon Shawn, de IFPMA; Dennis A. Ostwald, CEO de WifOr, y David Torstensson, consultor senior de Pugatch. Ellos presentaron estudios especializados sobre el valor de la IF, la protección a la propiedad intelectual y su impacto en la economía; casos de éxito en inversión en investigación a nivel internacional.

Shawn mostró que en desarrollo existen hoy en día 1,256 medicamentos para enfermedades infecciosas, 1,813 para cáncer, 1,120 para inmunología, 1,329 para neurología, 599 para enfermedades cardiovasculares, 511 para desórdenes mentales, 475 para diabetes y 159 para VIH.

Ostwald reveló los resultados del estudio Huella económica de la IF en México y repitió que es necesario entender la economía de la salud, crear nuevos métodos de financiamiento y pago a proveedores, mejorar la calidad al orientarse más a resultados, incrementar la fuerza de trabajo con nuevas oportunidades de carrera, por mencionar algunos puntos.

Sector empresarial
La última mesa se formó por las cúpulas empresariales representadas por Carlos Noriega, presidente de la Comisión de Salud del Consejo Coordinador Empresarial; Óscar David Hernández, presidente de la Comisión de Salud de la Confederación Patronal de la República Mexicana; Raúl Riquelme, presidente de la Comisión de Salud de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos, y Julio Sánchez y Tepoz, titular de la Cofepris.

“50% del gasto en IyD farmacéutico se realiza en Estados Unidos, en México es de 262 mdd, es decir 0.33% del gasto en IyD mundial”, concluyó Sánchez y Tepoz.