Llegó a la Ciudad de México la cadena canadiense Boston's Restaurant & Sports Bar, la cual ampliará su presencia en el país con 30 nuevas sucursales de su marca Boston’s, en un periodo de cinco años

Es un concepto moderno, estilo bar-snack deportivo. En América del Norte –Canadá y Estados Unidos- ha crecido como la espuma. Es un lugar con ambiente familiar, para pasar una tarde-noche relajada con familia y amigos, o bien, para cerrar algún trato de negocios. También, por supuesto, es un sitio para disfrutar con los amigos de un buen partido de futbol.

Nada más al llegar puedes pedir una de las famosas entradas: unas Boneless Chiken Bites, Pizza Flight trío o unos suculentos Nachos que harán las delicias de ti, tu familia y/o amigos.

Como plato fuerte, si no quieres quebrarte la cabeza, está el amplio menú de pizzas, calzones y hamburguesas. Cualquiera que pidas, será de rechupete, pero no te puedes perder las siguientes: la Caprese Thincrust –con la delgada masa típica de las pizzas de Italia-, la Meat & Peppers –más llenadora- y la clásica Hawaiana.

Para conocedores están la BBQ Blue Cheese Burguer, la Bacon Cheese Burguer, o en su caso, la Burguer Sliders, para compartir. En sandwiches también hay una amplia gama, pero son infaltables los siguientes: el Beef Dip, el Sandwich de pollo a la parrilla y el Barbeque Pulled Pork.

Si quieres comer con cubiertos, como Dios manda, entonces la recomendación es el Pollo parmesano, los Fish tacos, que no tienen desperdicio alguno, o el Costillar, que te dejará viendo visiones; el Asian salmon es una delicia sin parangón. Hay un amplio menú de bebidas y vinos, pero la cerveza de barril es muy buena, no dejes de probarla.

También, cualquier pasta que pidas será exquisita y, hay que decirlo, hay un buen menú para los niños, quienes también tienen un área de juegos, y en ciertos días, hasta una nana para que puedas disfrutar del lugar y la comida a plenitud.

¿De postres qué podemos decir? Tus niveles de azúcar se irán al cielo con el New York Cheesecake, el Boston´s Cream Pie o el Apple Crisp, entre otras dulzuras que te dejarán con el sabor de boca de querer regresar. El café también es muy bueno. Conócelo pronto y regresarás.

Pronto habrá ocho sucursales propias (dos en Puebla y seis en el Distrito Federal, que incluyen la reciente apertura en Santa Fe) y que se sumarán a las tres que ya operan en Yucatán y otra en Campeche. El resto de las aperturas será con otros franquiciatarios.

Son historias de mujeres que han experimentado grandes periodos de oscuridad, pero al final han encontrado la luz, alegría por vivir y una armonía nunca antes experimentada

• “Entera y sin fisuras”. El primer día de 2010, al filo de sus 60 años, Esperanza Borrell se despertó decidida a narrar su historia y de las tres generaciones familiares que le antecedieron.

Realiza un viaje de estudios a Inglaterra y, al poco tiempo, conoce y contrae matrimonio con el hombre que será el padre de sus tres hijos. Después de 11 años de matrimonio Esperanza se divorcia, al enterarse de la infidelidad de su esposo con su propia hermana –la que más quería. Ese cambio en su vida la convierte en una persona insegura, se siente culpable, confundida. En un intento por encontrarse a sí misma, Esperanza explora diversos caminos: acude a terapias, a la filosofía budista, realiza la ruta a Santiago de Compostela en España y hasta se lanza en paracaídas. Al final, logra salir adelante y comenta: “Experimento por primera vez, la vida entera y sin fisuras”.

• “Madre, por Dios… ¡tengo frío!”. Flora entreteje su historia de infancia y adolescencia con el presente. Desde pequeña sufrió discriminación, violencia intrafamiliar y emocional por parte de sus hermanos y de su madre.

A los 16 años deja su casa y, aconsejada por su padre, se va a vivir con una de sus hermanas y su esposo, quienes la apoyan a nivel económico y la ayudan a ingresar a la universidad. Esa fue la primera vez que Flora se sintió en un ambiente familiar agradable y tranquilo.

Años más tarde cae en una gran depresión, provocada por una decepción amorosa y un aborto, al grado de intentar suicidarse. Sin embargo, nada de esto le impide alcanzar sus sueños. Con gran esfuerzo y tenacidad logra salir adelante. En la actualidad vive reconciliada con la vida, se siente feliz con Nicolás, su esposo, y con sus dos hijos -ahora universitarios-, Marcos y Jesús, quienes le han dado grandes satisfacciones.

• “Desahuciada número 1348 ¡nunca más!”. María Lourdes Flores Navarro vivió en su casa el maltrato de su padre hacia su madre, así como humillaciones y gritos. No recuerda haber sido cariñosa con su padre, al contrario, le tenía un gran temor.

Los pleitos entre sus padres le causaron alteraciones nerviosas. Un día pierde el control y debe ingresar a un hospital psiquiátrico, donde le diagnostican demencia. En el hospital de igual manera sufre maltrato y permanece incomunicada, hasta que su madre logra sacarla y llevarla a su casa. Gracias a las terapias, Lourdes entiende y comprende a sus padres y sale adelante. Así, a los 37 años de edad se independiza. Tiempo después, a los 56 conoce a Guillermo y deciden casarse. Hoy día, después de doce años de matrimonio, su vida está llena de amor, armonía y respeto.

• “Atrapada en un espejo”. Marisela Valencia Tapia de pequeña fue sobreprotegida. En la escuela se destacó como una niña estudiosa y disciplinada, ya que deseaba ser valorada por su padre a quien admiraba.

En la primaria sus compañeros la molestaban por ser gordita, incluso en su familia hacían alusión a su figura y la comparaban con una prima quien era delgada. Al entrar a la secundaria se propuso adelgazar para llegar a ser una niña bonita. Decide dejar de comer y hacer mucho ejercicio para bajar de peso, lo que la conduce hasta la anorexia.

Marisela con tristeza narra su lucha por salir de su problema alimenticio, sus frecuentes recaídas. Al final, apoyada por amigos y familiares, poco a poco encuentra el equilibrio y se da cuenta de su propia valía.

La combinación de sus alimentos, vinos y servicio siempre esmerado, hacen de Puerto Madero San Ángel un lugar imperdible al sur de la ciudad para aquéllos que gustan de la mejor cocina

Hace unos años en Cancún, Quintana Roo, nació el concepto de los restaurantes Puerto Madero, con gran aceptación, gracias a su oferta gastronómica de carnes, pescados y mariscos cocinados en su exclusiva parrilla al carbón, la cual le otorga el sabor característico de la cocina argentina contemporánea.

El restaurante, inspirado en el puerto de Buenos Aires, cuenta con una atmósfera cosmopolita, casual y elegante, ideal para comidas de negocios, cenas entre amigos o memorables reuniones familiares que invitan a disfrutar de sus platillos y maridarlos con sus mejores vinos.

La cadena de restaurantes cuenta ya con cinco ubicaciones: Cancún, Quintana Roo; Brickell, Miami; y tres más en la Ciudad de México: Polanco, Bosques de las Lomas y, la más reciente apertura, San Ángel. Éste último está ubicado en uno de los barrios más famosos de la ciudad por su historia, monumentos y arquitectura típica mexicana.

Puerto Madero San Ángel ofrece una espectacular terraza de fumadores, una zona interior con salones privados, donde se puede apreciar la amalgama entre lo que es el estilo clásico del restaurante con estructura de ladrillo rojo, madera y hierro (tan típica de las grandes bodegas portuarias) y la tradicional casona de San Ángel.

Sabor elegancia y tradicion2

El restaurante está ubicado en Avenida de la Paz No. 6, calle empedrada que conecta avenida de los Insurgentes con avenida Revolución, reconocida por la cantidad de restaurantes en ambos lados de la calle, donde destaca Puerto Madero, con su extenso frente jardinado y, por supuesto, sus banderas y logotipo de color naranja.

El menú, inspirado en la cocina argentina contemporánea, está influenciado por todo el bagaje cultural y culinario de los migrantes que llegaban a esas tierras y nos ofrece platillos clásicos, como son: las empanadas y los exquisitos cortes de carne calidad Prime, también encontramos lo que lo hace diferente a los demás restaurantes argentinos: sus sashimis, carpaccios, tirados, pescados y mariscos de diferentes países, como el salmón de Noruega, la Pata de Cangrejo de Alaska, langosta de Maine o el Pulpo del Golfo de México.

Un restaurante argentino no puede estar completo sin una variedad de vinos de calidad y Puerto Madero San Ángel, con más de 100 etiquetas importadas de forma exclusiva por el grupo desde Argentina, sumados a los mejores vinos del mundo, hacen que su cava sea una experiencia única.

Las bodegas argentinas que importa el grupo: Hileras del Sol, Amicorum, Lagarde, Familia Schroeder, Familia Cassone y Enrique Foster ubicadas desde Salta (norte) pasando por Mendoza (origen de los vinos argentinos más famosos) hasta La Patagonia (sur), hacen que podamos disfrutar de vinos de las mejores zonas vitivinícolas de aquel país.

Sin duda, tu próxima visita a Puerto Madero San Ángel, será una inolvidable experiencia, que no podrás evitar repetir.

Puerto Madero San Ángel

Domicilio: Avenida de la Paz No. 6
Teléfono: (55) 5550 3535
Vestimenta: formal y casual de negocios
Estacionamiento: cuenta con valet parking
Web: www.puertomaderorestaurantes.com

Erik Ochoa

Es experto en temas gastronómicos y reseñista de restaurantes en varios medios informativos. Es gerente de Relaciones Públicas y Marketing de Grupo Litoral.

Muchas son las especialidades de la casa. Está dividido en dos grandes rubros: las carnes y los pescados y mariscos, no se trata del restaurante clásico argentino, aunque se incluyen algunas recetas típicas, la carta incluye una variada cocina internacional

Hace algunos años el reconocido grupo restaurantero Cambalache se dio a la aventura de crear un nuevo concepto en el destino turístico de Cancún, eligió una zona privilegiada frente al Hotel Ritz Carlton y la Marina y puso en marcha el restaurante Puerto Madero, un steak & seafood house, el cual rinde tributo al puerto del mismo nombre en Buenos Aires.

El lugar se ha vuelto emblemático, reproduce con detalle las grandes estructuras de ladrillo, madera y hierro que denominan la arquitectura del Puerto Madero de Buenos Aires, una zona que se hizo famosa a nivel mundial por ser un ejemplo de recuperación del espacio público, ya que en sus orígenes, a finales del siglo XIX, fue la zona de viejo puerto que fue abandonado durante décadas y se convirtió así en un lugar decadente. Pero después de un mega proyecto de recuperación gestado en 1989, hoy es el corredor gastronómico y turístico más importante de la capital federal de Argentina.

Bajo esta estética, el Puerto Madero de Cancún luce imponente, como un gran edificio de bricks estilo inglés. Muchas son las especialidades de la casa. Está dividido en dos grandes rubros: las carnes y los pescados y mariscos, no se trata del restaurante clásico argentino, aunque se incluyen algunas recetas típicas, la carta incluye una variada cocina internacional.

En las entradas las opciones son variadas, los cocteles y ceviches preparados al natural; las tártaras de pescado, que pueden ser de atún, lubina o salmón; los carpaccios y los sashimis, y una especialidad de la casa, las navajas al natural en salsa de cítricos. También hay empanadas, camarones al ajillo; el queso provoleta asado a las brasas, el jugo de carne y el jugo de atún.

La variedad de materia prima de calidad es excelsa: pata de cangrejo de Alaska, camarones jumbo, navajas, ostiones en su concha, almejas vivas y callo de hacha. Langosta de Maine, sea bass chileno, halibut de Alaska, carne de ganado Wagyu y los cortes argentinos calidad Cambalache.

Otra parte fuerte de Puerto Madero es su cava, ya que importan de Argentina, de manera exclusiva, vinos de diferentes regiones poco conocidas en México, con una excelente relación precio-calidad. Bodegas como Lagarde, Familia Schroeder (Patagonia), Familia Cassone, Viñas de Altura (Salta), entre otras bodegas hacen que el vino sea una opción obligada en las mesas de Puerto Madero.

Sin duda, este lugar de Grupo Cambalache se perfila un clásico de este destino turístico, como una buena opción para comidas de negocios y, por supuesto, para ir con la pareja y/o familia.

Puerto Madero

Domicilio: Boulevard Kukulcán km 14, zona hotelera, Cancún.
Reservaciones: (998) 885 28 30.
Vestimenta: relax de negocios.

Arturo Rivas

Es comunicólogo, experto en temas de cultura y multimedia.

Correo electrónico: colaboradores.Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

María Cristina Urzaiz Lares

Corriendo por ellas

“No me cabe la menor duda de que hablar de cáncer, es hablar en serio. Que la enfermedad es dura y devastadora. Al mismo tiempo, cada día la voy sintiendo más y aprendiendo a vivir con ella, comprendiendo lo que en realidad significa. Es chistoso porque no he sentido miedo en ningún momento por morirme, pero sí por enfrentar una enfermedad que es mortal (aunque ahora sé que no en todos los casos)”.

La autora, María Cristina Urzaiz Lares, nació en la Ciudad de México, pero es yucateca por convicción y desde el alma. Es tan sólo una mujer, dice, a quien se le diagnosticó cáncer de mamá y se le practicó una mastectomía bilateral.

Se trata de un relato vivo, íntimo, desgarrador, desde el corazón, desde el momento en que a la autora le detectan la enfermedad hasta que pasa por una profunda introspección y así puede enfilarse mejor hacia una recuperación.

El relato entero no tiene mayores pretensiones ni sufrió cambios por ningún editor. Fue escrito en el celular desde el primer momento en que las emociones fluyeron y está dedicado a quienes sufren esta terrible enfermedad.

Nyrma Lara

Soledad en los cafetales

Cuentos

¿Puede haber un lugar mejor para echar a volar la imaginación que los cafetales y el aroma de tal bebida? La autora, Nyrma Lara, evoca los recuerdos de su infancia y nos plasma una serie de relatos memorables.

Lara es una autora modesta, pero ya ha sido multipremiada. Tiene varios galardones literarios en sus vitrinas y es socia de la Academia Nacional para el Desarrollo del Adulto Mayor de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística.

“Deseo compartir mis emociones al recordar esa parte de mi vida, que fue una mezcla de alegrías y tristezas, cobijadas en la sombra y envueltas con el aroma del café, nos dice la creadora. Un conjunto de relatos entrañables, no se lo pierda.