A cosechar los frutos

Entrevistas
Typography
En el marco de la presentación para medios de comunicación del II Compendio Estadístico de la IF en Méxicoel director de la cámara platicó con nosotros sobre este esfuerzo que derivó en este documento, el cual contiene datos relevantes para entender mejor el momento que vive este dinámico sector en nuestro país. Aquí, la charla y los datos duros de la industria

"En la parte de inversión, la industria ha destinado de 2007 a 2013, cerca de 200 millones de pesos (mdp). En 2007 se asignaron 22 mdp y, en 2013, se invirtieron 35 mdp en diferentes conceptos. En IyD esto representa cerca de 18% de las ventas, lo cual es muy importante, porque, comparado con cualquier otra industria, la IF ha invertido en activos, en capacitación e investigación, que quizás es lo más destacable comparado con otras ramas industriales”, relata en entrevista exclusiva con Diálogo Ejecutivo Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la IF (Canifarma).

Y continúa: “La IF destina cerca de 17% de la inversión en IyD; es decir 3.5% de las ventas totales, esto comparado con lo que México invierte como porcentaje del PIB en este rubro, cerca de 0.43%, lo invertido por la industria es ocho veces más alto. La verdad, la IF se caracteriza , sobre todo, por un alto grado de inversión en IyD, y además, esto ha sido por méritos propios, es decir, sin apoyo de ningún tipo. En la actualidad, ya tenemos un Plan de Desarrollo de la IF, que ha impactado en el Programa de Desarrollo Sectorial de la Secretaría de Economía, en el Plan Nacional de Desarrollo, y ahí, hay una serie de apoyos que potencializarán el crecimiento de este rubro en IyD”.

Empleos calificados
Otro punto importante, por ejemplo, enfatiza Gual, son los empleos, “los cuales han crecido de 2007 a 2013 en 10 mil. En la actualidad, la IF crea cerca de 87 mil empleos directos y cerca de 400 mil empleos indirectos, “lo cual también da un alto grado de compromiso por parte de este sector para invertir en México y crecer; además de que los empleos en la IF como todos sabemos, son altamente calificados. El nivel de sueldo es tres veces el promedio de los sueldos en el sector manufacturero por la misma especialización. Hablamos de que cerca de 50% son profesionistas -con licenciaturas, maestrías o doctorados- y cerca de 15% son carreras técnicas; es decir, ya tenemos 65% del personal calificado que trabaja en la IF. Esto es algo que vale la pena destacar”.

Otra parte meritoria, indica, son las exportaciones, donde también la IF, en este periodo de 2007 a 2013, creció 50%, mientras que el país creció en el mismo rubro cerca de 32% y, la industria manufacturera, cerca de 43%. “Es decir, en realidad la industria manufacturera va adelante en este sentido por diferentes factores, desde luego la competitividad es uno de ellos, pero también ayuda tener un mejor reconocimiento por parte de otros países en la parte sanitaria”.

Al respecto, insiste, “es muy seguro que lo anterior impacte de forma positiva en los próximos años, más que nada por todo lo que se ha dado alrededor del desempeño de nuestra agencia regulatoria, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris)”.

En cuanto a importaciones, éstas crecieron en 20% en la IF, comparado con 22% de incremento en la industria manufacturera y 27% en las importaciones del país, en el mismo período, 2007–2013. “entonces el gap, si bien existe, es todavía una industria deficitaria por el tema de las materias primas; las importaciones han disminuido con respecto al crecimiento de las exportaciones. Eso nos permite pensar en que el gap se pueda reducir más, si se produjera la parte de la industria farmo-química sobre todo”.

En la actualidad, la IF crea cerca de 87 mil empleos directos y alrededor de 400 mil empleos indirectos, lo cual también da un alto grado de compromiso por parte de este sector para invertir en México y crecer; además de que los empleos en la IF son altamente calificados”: RG

Rafael Gual 2

Responsabilidad social
Gual añade: “Queremos destacar dos esfuerzos importantes: el primero es el compromiso que la IF tiene con la disposición final de medicamentos, de lo cual se ocupa el Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos (Singrem), que es un esfuerzo financiado de manera exclusiva por la industria, en donde cada vez tenemos una recolección mayor; de hecho, este año pensamos se recolectarán cerca de 560 toneladas de medicamentos en estos contenedores que la IF coloca en diferentes lugares y que el público tendrá que culturizarse cada vez más para depositar sus medicamentos en estos contenedores para una disposición final adecuada y que no se vayan a canales ilícitos”.

Por ley, informa, la IF tiene que hacerse cargo de los medicamentos hasta su última disposición. “Incluso, en la casa de los pacientes también hay una responsabilidad de la industria, por eso es tan importante contar con un programa de destrucción de medicamentos al final de la cadena. Todas las empresas farmacéuticas que fabriquen productos, incluso también a la distribución y a las farmacias, cada quien con su parte de responsabilidad, deben participar en un programa como el Singrem”.

El directivo confiesa: “Nos faltan nueve estados para completar todo el país; este 2015 esperamos concluir la cobertura nacional, pero necesitamos más recursos y éstos los aportan los fabricantes de medicamentos, tenemos recursos finitos. Debemos afiliar más empresas para crecer en ese sentido”.

Una industria con ética
El segundo punto fundamental, indica el directivo, es que el Código de Ética y Transparencia de la IF (Cetifarma) cumple 10 años de haberse fundado. “Se creó en 2005 y cumplir su primera década es muy significativo. Es un mecanismo que no tiene ningún otro sector, es una autorregulación de la IF, con personas de gran prestigio que nos brindan su tiempo y conocimiento para tutelar los códigos de ética que nos hemos autoimpuesto. Estamos muy orgullosos de este mecanismo”.

El directivo expresa: “Cetifarma es un organismo sui generis en América Latina, es el único que tutela los códigos de ética y al ser éstos los mismos para toda la industria establecida en México, en ningun otro país existe un código que funcione para todo el sector, por lo regular no hay un código nacional, sino que cada empresa tiene su código de ética y así funciona. La industria, de 2005 a 2015 ha cambiado de forma radical en muchas de las prácticas que se tenían, que quizás no eran lo más sano, pero porque no había una regulación como tal. En este caso, la industria tiene que cumplir con estrictas normas éticas en cuanto a su relación, primero con la industria y, luego, la promoción con todos los actores de salud, con los médicos sobre todo, y las organizaciones de pacientes”.

Y añade: “Es todo un marco ético que se ha construido con el Cetifarma, el primero fue el Código de Ética, después, el Código de Buenas Prácticas de Promoción y, tercero, el Código de Relación con Asociaciones de Pacientes, que le han dado mucha fortaleza a la IF, no nada más en este campo, sino incluso en el técnico. Es quizás la única industria que promueve su autorregulación, o la regulación, cada vez más fuerte en muchos casos, donde se incluye el marco normativo regulatorio, en las partes sanitaria y ética”.

La industria, se explaya, “cada vez es más uniforme en su actuar, con un código de ética que explica a todos los que pertenecen a la cámara; hay algunas empresas que no están afiliadas a la Canifarma, pero se han adherido a los códigos; no obstante, hay algunas que todavía nos falta por sumar a este esfuerzo, las menos por fortuna”.

Hace 10 años, relata Gual, había una imagen distorsionada de la industria y la IF no tenía la mejor imagen a nivel mundial. La propia Federación Internacional de la Industria del Medicamento (IFPMA, por sus siglas en inglés), generó un código de ética que debía ser aplicable en todos los países. Esa federación decía: “Si no existe un código local, se tiene que aplicar el código de IFPMA”.

No obstante, rememora, “nosotros tuvimos la fortuna de elaborar un código local y las compañías nacionales se adhirieron al mismo, es decir, todo mundo empezó a jugar sobre el mismo terreno de juego y eso gracias a que ya existía una cámara como la Canifarma que agrupaba a todas las empresas. Entonces se construyó este código para seguir los lineamientos de IFPMA y, por fortuna, todo mundo se subió al barco”.

Aunado a ello, adiciona, “contamos con la enorme fortuna de tener consejeros de primer nivel en ese momento. Estaba José Narro Robles, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, por ejemplo; y Benito Bucay, entre otros más, gente de mucho peso y prestigio, todos bajo la dirección, de Juan Francisco Millán. Fue providencial que tuviéramos gente de tal capacidad para echar a andar este esfuerzo. Eso ayudó mucho y fue un crecimiento muy rápido y consolidado del Cetifarma”.


Rafael Gual 4

 

El destino de la inversión
La inversión de la IF, aclara, se ha ido a actualización tecnológica de las plantas, es decir, la IF es una de las más dinámicas en cuanto a tecnología, por lo cual invierte de manera constante en equipos, sobre todo de control de calidad cada vez más sofisticados; la tecnología avanza y se tienen que tener mejores controles de calidad. “Cada vez podemos detectar de forma más precisa alguna impureza, o lo que sea, por los mismos equipos, lo cual implica una actualización tecnológica casi cotidiana de la industria; también se ha invertido en equipos de producción, es decir, modernización en equipos cada vez más sofisticados de producción; también en nuevas plantas, aunque no es tan relevante, porque sólo se han invertido en cinco o seis nuevas plantas; en general, toda la IF invierte en equipo y eso es lo más destacable”.

Por el lado de la capacitación, opina, “también es un tema muy importante, sobre todo la capacitación médica, dado que la industria no puede promover sus productos por ningun medio, así que lo único es capacitar a los médicos con estos nuevos adelantos terapéuticos y ése es otro ramo de inversión importante de la industria”.

Un sector estratégico
Acerca de la meta de la industria de convertirse en sector estratégico, Gual expresa: “Seguimos en eso. Esto lo hemos construido desde 2009, cuando diseñamos el Programa de Desarrollo de la IF, el cual concluimos en 2012. A partir de ahí nos convertimos en socios, yo diría, del gobierno en metas de desarrollo económico, en los planes sectoriales, sobre todo en la Secretaría de Economía en 2013 para un Programa de Desarrollo 2013-2018 de la IF. Hace poco tuvimos una revisión de este programa y, ya el año pasado, la titular de la Secretaría de Salud, Mercedes Juan, nos declaró como un sector estratégico para la secretaría. Luego, el subsecretario de Economía también nos declaró como un sector prioritario”.

De hecho, abunda, dentro del Plan Sectorial de la Secretaría de Economía existen 15 sectores industriales identificados como prioritarios, de los cuales tres corresponden a la industria filial Canifarma: biotecnología, dispositivos médicos y la propia IF. “Digamos que dio sus frutos el trabajo realizado. En este momento estamos en un proceso de revisión y actualización de este programa para construir un nuevo Programa de Desarrollo 2019-2024, con el fin de tener continuidad con el nuevo gobierno en su momento”.


Rafael Gual 5

¿Cuál de los cuatro caminos?
En resumen, dice, “tenemos cuatro temas principales así como retos para alcanzar en cada uno de los pilares que hemos definido. En la parte de regulación sanitaria estamos por alcanzar la solución al rezago que se tenía desde hace muchos años y ahora sí vemos luz al final del túnel”.

Entonces, continúa, “pretendemos que el marco regulatorio permita que la industria actúe de forma que no se genere una vez más otra bola de nieve, sino que ya se cumplan a la perfección los tiempos. En ese momento podremos asegurar que hay una certeza para  todas las empresas, lo cual, de seguro atraerá inversión, puesto que si dice tres meses son tres meses y ese será uno de los temas principales a alcanzar”.

Otro tema interesante, adelanta, en el cual el reto se convierte en una meta es la investigación. “El Seguro Social es un campo fértil para la investigación. Tiene una masa crítica de pacientes que no se encuentra en ningún organismo a nivel mundial y que si logramos que el Seguro Social se constituya en ese centro de desarrollo de investigación clínica, será muy importante para el país, para la industria y para los pacientes mismos, porque es muy probable que esto tenga una derrama en inversión y una apertura a la inclusión de nuevas tecnologías. Es un segundo reto que tenemos y, por tanto, enfocaremos nuestras baterías a este tema”.

También, comparte, está el tema de acceso; es decir, el hecho de que se permitan nuevos mecanismos para interactuar con el gobierno bajo el esquema de riesgo compartido, para que se incluyan nuevas tecnologías. “Lo anterior significa una mayor apertura para grupos de pacientes que se prueben ahí y que, en un momento dado, se puedan adoptar. Todos ellos son retos muy importantes que podríamos perseguir, aunque hay muchas líneas de acción que hoy en día trabajamos para definir esto, un programa de desarrollo para el futuro”.

El año de la consolidación
La distribución, comenta Gual, es un tema que fue complicado en un momento dado, es decir, por las condiciones que se presentaron, pero la industria de alguna u otra forma ya lo sorteó, es decir, buscó otros canales, una nueva forma de hacer negocio con diferentes socios. “Considero que este año será de consolidación de esos canales que se generaron obligados por las circunstancias. No ha habido faltantes en el mercado, lo cual es significativo. No hemos tenido ningún problema de abasto en las farmacias o de desabasto, diría yo, gracias a que se actuó con rapidez, quizás con más riesgo, pero por eso digo que ahora tendría que consolidarse ese esfuerzo que se dio de dispersión de los canales”.

Un campo fértil
Y sentencia: “Tenemos una gran oportunidad como industria para capitalizar apoyos que antes no existían para la IF, entonces digamos que la tarea inmediata es capitalizar esos apoyos de forma que la canasta crezca para la IF. Los recursos no están etiquetados para un sector, pero al ser declarada industria prioritaria, pues tenemos, por decirlo así, preferencia para usar estos apoyos antes que otros ramos. Éste es un tema primordial, la industria tiene que capitalizarse”.

Por otro lado, adiciona, “se han quitado una serie de trabas para hacer más ágil la autorización de protocolos clínicos; también ahí existe una oportunidad para la industria para invertir en este campo muy fértil en México y constituirlo en un polo de desarrollo de investigación clínica; aunado a esto está el tema del Seguro Social, donde pretendemos lograr una mayor apertura para hacer investigación clínica”.

El tercer y último punto a destacar, concluye el director de la Canifarma: “Tenemos un mercado de exportación creciente, el cual podemos aprovechar con esfuerzos que se han logrado concretar con el apoyo de ProMéxico y el Banco de Comercio Exterior, y que si los aprovechamos podemos ser todavía mucho más proactivos en la generación de exportaciones en América Latina, sobre todo. Esos serían los tres grandes mensajes”.